¿LA MEJOR PIZZERÍA DE CUBA? ¡!!EN GUANTÁNAMO!!!

Familia guantanamera
Casi nunca puedo entrar. Soy una cubana que le teme a las colas aunque resulte paradójico expresarlo. Lo que sí puedo afirmar es que las veces que he logrado pasar a la Pizzería La Veneciana de mi provincia natal, Guantánamo, me ha parecido estar en un sueño donde todo es armonía y un genio satisface mis más exigentes deseos y gustos.
DSC02997No se le puede negar el premio de la excelencia en cada servicio a ese complejo comercial. De ahí que hace quince años merece los mejores criterios de guantanameros y visitantes. Si creen que exagero pregúntenle a Marino Murillo, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos o al periodista Enrique Ubieta, autor del blog La Isla desconocida (El primero otorgó un premio monetario en el 2011 a los trabajadores de la Pizzería que citamos por sus aportes al desarrollo de la economía y el segundo publicó un artículo y fotos en su página personal luego de degustar el amplio menú.)
Con el personal de este centro de comercio y gastronomía falla el refrán de escobita nueva barre bien, la de ellos se renueva cada año en busca de la preferencia de sus clientes, fórmula que los convierte en dueños de reconocimientos y distinciones a nivel nacional.
PizzasUna gran variedad de pizzas, golosinas y jugos degustan sus clientes a diario.
Resulta llamativo que la popularidad de sus ofertas y confort crece según pasa el tiempo, hecho inverosímil en otras unidades de comercio y gastronomía de la provincia, en las que pesan constantes inconformidades.
DSC02992
Detrás de sus salones, un hormiguero de gente trabajadora asegura los pedidos de espaguetis, lasañas, tocinillos del cielo, pizzas y ensaladas frías. Apenas una voz se siente, en contraste, muchas manos retan al tiempo con destreza Sui Géneris.
Al mando de esta pizzería un rostro joven e inquieto se hace llamar esclavo de un trabajo al que ama, el de Orlando Beneítez Ramírez, Administrador de la emblemática unidad.
“Las palabras de orden son trabajar y controlar para tener eficiencia. Cuando se tiene eficiencia, hay ganancias, por ello el promedio de salario de mis trabajadores es de 965 pesos, respaldado por la productividad. Nuestro termómetro es la población, por eso nos sacrificamos tanto en satisfacer sus gustos. No es tarea fácil en medio de la carencia de productos, por eso nos montamos en patines y buscamos queso, refrescos, y muchísimos productos en otras provincias para garantizar que cada día los clientes reciban variedad y calidad en las ofertas.”

Único establecimiento que expende esta variedad de repostería
Tipo de panetela con flan de leche, una exquisitez.

Para los trabajadores del Complejo Comercial La Veneciana es un orgullo decir dónde laboran, enseguida reciben elogios junto a la petición de mantener el éxito de la unidad que muchas, pero muchas personas, se encaprichan en llamar: La mejor pizzería de Cuba.
Por mi parte, me pierdo la oportunidad de visitar con frecuencia esta pizzería porque Cronos y mi impaciencia me lo impiden ante tanta afluencia de clientes a toda hora, lo que no les he contado es que me apunto al pedido de Pizzas Caprichosas,
Esta pizza familiar lleva varias carnes, embutidos y vegetales. Su calidad, se los digo yo que la consumo cada vez que puedo, es de PRIMERA.
Esta pizza familiar lleva varias carnes, embutidos y vegetales. Su calidad, se los digo yo que la consumo cada vez que puedo, es de PRIMERA.
una opción supersabrosa la cual consiste en una pizza familiar con queso, tocino, ajíes, chorizo, jamón, variadas carnes…y todo lo que haya en el salón de elaboraciones. Claro, cuesta sesenta pesos, pero entre tres colegas toca a veinte pesos y una buena porción de pizza.

La música de la vida

Adoro la vida y la música
Adoro la vida y la música

Les presento a Isaac Alfonso Ambríz Méndez, un guantanamero de cuatro meses de edad, cubano por su madre, mexicano por su padre; ambos con perfiles profesionales de salud.
Quien ve la foto no imagina que este pequeñín tuvo un altercado con la muerte durante el primer mes de su vida.
El niño aspiró líquido amniótico meconeal, sus pulmoncitos se llenaron de mecóneo y tenía dificultad para respirar, una patología grave en un recién nacido. Su madre, Lianet Méndez, recuerda la agonía luego del parto cuando no sintió a su hijo llorar mientras su esposo Carlos Alfonso Ambríz, recién graduado de Medicina General Integral en la Universidad de Ciencias Médicas de Guantánamo, reprimía sentimientos y colaboraba con médicos y enfermeras a dar cuidados especiales al bebé.
recién nacidoDiecisiete días absorbieron a los familiares del nene en una atmósfera de miedos y llantos, dudas y la siempre esperanza de un milagro. En la sala de terapia intensiva neonatal, considerada la mejor de Cuba, el afán de especialistas se hacía notar con la recuperación día a día de aquel niño de siete libras y media bajo supervisión y suministro de antibióticos constantes.
Fueron días de espera, empeño, oraciones y resignación.
Hipertensión pulmonar, hemorragia y neumonía secundaria, complicaban la salud del pequeñín, ataviado de sueros, respirador artificial y otros equipos, pero a cada sacudida esperada, le replicaban los especialistas dosis medicinales. Era una dura batalla.
Por fin venció la ciencia y el empeño común. Al fin Lianet, madre del niño, después de una espera que parecía interminable, cargó y amamantó por vez primera a su hijito, a su Isaac del alma.
Muchos bebés como él pasan situaciones similares o peores, sin embargo, la supervivencia de esos neonatos es digna de resaltar, toda una proeza humana y médica en esta provincia que marca el final de una isla caimán con un sentimiento maternal enorme y unas ansias de lucha, de victoria, de empeño común infinitas.
Cada historia verídica de este tipo, se llena de besos y eternos agradecimientos junto a la dicha de sus hacedores.
Hoy, Isaac es este bebé de más de doce libras que se adelanta a su tiempo en gestos, movimientos de agarre y muestra con frecuencia una sonrisa contagiosa ante la felicidad de formar parte de este mundo, de compartir un espacio armónico junto a sus padres, abuelos y tíos, además de disfrutar de una de las maravillas de la vida: la música.

Sigo una ruta musical
Sigo una ruta musical

Hoy, como casi todos los días porque lo tengo en casa, Isaac me pega su alegría y ganas de escuchar una música tierna y sugestiva como la de Buena Fe, Polito Ibáñez o, mejor aún, de Silvio Rodríguez, en especial, el tema “Cayó una estrella”
Cayó una estrella
una hebra de diamantes por el cielo
y un niño la encontró
y se le vió reír
y pidió para diez
y pidió para mil,
cien mil
y todos.

Cayó una estrella
Cayó un cabello
cayó un destello,
cayó una sonrisa
de plata en la brisa,
cayó una canción.

Cayó una estrella
cayó un cabello
cayó un destello,
cayó una sonrisa
de plata en la brisa,
cayó una canción.

edi1

CUBANOS EN LA RED…Y EN GUANTÁNAMO DE VISITA.

Con guayabera de matices ecologistas y su típico sombrero de yarey llegó a CMKS (la radio de los guantanameros y quienes la visiten) Osmel Francis Turner, voz líder del grupo musical Cubanos en la red, devenido defensor de la vida en armonía con la Tierra.
En jovial conversación compartió los motivos de su gira a la más oriental provincia de Cuba: compartir saberes acerca de ecosistemas y su protección mediante las artes.
Como parte del quehacer de esta agrupación, hace varios años forman parte del proyecto ecológico La Isla verde, y Noviembre les apuró un encuentro con el Parque Alejandro de Humboldt, zona protegida que abarca territorios de Guantánamo y Holguín.
El programa busca el manejo sostenible de recursos naturales en zonas de amortiguamiento de áreas protegidas en Centroamérica y el Caribe como Cuba, República Dominicana y Nicaragua. Estas constituyen las áreas más ricas en biodiversidad en ecosistemas terrestres, insulares, costeros y marinos con gran variedad de especies endémicas. Por supuesto, también son las de mayor amenaza por las actividades de las personas además de los efectos del cambio climático y los eventos meteorológicos extremos.
“Nos sensibilizamos con el problema que tiene el mundo hoy, mucha gente ve lejano el asunto del cambio climático y aunque Cuba no sea gran emisor de dióxido de carbono ni otros gases tóxicos debemos sentirnos responsables del cuidado de este. En nuestro país, por ejemplo, hemos tenido grandes problemas con la deforestación y gracias al esfuerzo de un grupo de entidades, alcanzamos el 28 por ciento de la recuperación de áreas boscosas, pero eso no es suficiente.” Declaró el artista y amplió…
“Traemos un montón de saberes que queremos compartir porque trabajamos con la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF) desde el 2001 y también con otros proyectos agroecológicos, del uso y manejo del agua, la soberanía alimentaria…”
Cubanos en la red, en su aporte a propósitos ambientalistas, recibe el apoyo de muchísimos artistas, los cuales han donado alrededor de 65 guayaberas, treinta lienzos en los que figura el talento infantil además de temas musicales dedicados a la preservación de ecosistemas.
Sus doctrinas amplían temas relacionados al “Buen vivir como filosofía de países de América” para preservar la cultura originaria de esas naciones, la prevención de enfermedades como la diabetes y la hipertensión, el uso de plantas medicinales o el mal empleo de otros fármacos.
“Aprovechamos la visita a Guantánamo, para lanzar la convocatoria de un concurso acerca de la presencia de culturas indígenas en Cuba. Pienso que aprender de esos antecesores nuestros nos ayudará a relacionarnos mejor con los ecosistemas.”
Luego de su animada conversación, Osmel Francis Turner, se despide de la radioaudiencia guantanamera y prosigue su ruta verde, su labor de promotor para enriquecer a la comunidad de sus conocimientos en pos de la armonía y la cultura ambiental, pasos que da sin el financiamiento de ningún medio o compañía, sólo con lo recaudado en sus discos y el apoyo y solidaridad de otros artistas y organizaciones de Cuba y otras naciones del mundo.
(Perdonen la ausencia de foto pero Internet hoy no deja ubicarlas en ningún sitio…la debo)

LA ATADURA DE LOS MITOS EN LA SEXUALIDAD

Somos esclavos de nuestros mitos
Somos esclavos de nuestros mitos

El siglo XXI se coló en nuestras casas y trajo un montón de ideas novedosas para proseguir la vida. Nos pide a gritos un autofocal a los mitos y creencias que nos atan a ideas falsas acerca de la sexualidad, sin embargo, seguimos sordos, mancos y ciegos ante verdades evidentes.
Resulta paradójico que la mente conserve contenidos equívocos ante la avalancha informativa y educativa que nos regalan en escuelas, instituciones culturales, medios de difusión masiva y sitios de intercambio con profesionales de la salud y la sexualidad presentes en diversos espacios públicos.
Para entender mejor el asunto demos una mirada a los mitos asociados a la masculinidad:
Al hombre, desde que nace, se le impone el azul de vida y se le vedan los sentimientos asociados al llanto o la ternura porque minimiza su virilidad. También se le aconseja desde pequeños tener varias “jevitas” porque es de machos bien machos; y por supuesto la idea de ser padre para preservar el apellido de la familia. ¿Resultado? Un Pedro o Carlos machista, promiscuo, obligado a retorcer su alma cuando el amor le traiciona, dispuesto a aguantar y demostrar su peligrosa hombría. Si por desgracia los espermatozoides no le cumplen, entonces ahí comienza otra historia de vida tortuosa que le depara prejuicios y devaluación social.
Asombra saber que el conocimiento está sobre la mesa, el armario, frente al ordenador y preferimos ser fans de los mitos y creencias creadas por… ¿quién sabe? Todos y ninguno con información verídica.
A la pobre mujer le tocan los matices rosados, el ser romántica y tierna, con una pasividad erótica para ser aprobada como esposa, no tener la iniciativa en el sexo desde que inicia sus relaciones hasta la menopausia porque después de eso, se acabó la diversión. Si se le ocurre imitar al hombre en la infidelidad se le acuña lo de liviana y otros apelativos más agresivos.
Reina la dicotomía. ¿Cómo es posible que ignoremos el funcionamiento de nuestro aparato reproductor?… ¿Cómo es posible qué ante el cambio de pareja confiemos nuestra vida al placer de momentos? ¿Por qué obviamos la información actual? ¿Por qué nos acercamos a las creencias de antaño que tanto constriñen nuestro comportamiento?

En resumen, el imaginario popular enmarca los pasos de vida de hombres y mujeres, los inhibe de una adecuada comprensión de su sexualidad y estereotipan conductas que afectan su salud sexual vista como estado completo de bienestar físico, mental y social.
De esos mitos emergen las diferencias que empañan la armonía entre ambos sexos, tornan robots sin libertades a las personas precisadas a hacer lo que dicta la norma social y quitan el aliento de felicidad a sus esclavos.
Contrastemos los antivalores de esas creencias populares con el saber ideal que está a nuestro alcance desde libros, profesionales de salud y sexualidad así como toda persona empoderada de conocimientos acerca de este tema; se nos hace urgente ejercer nuestro derecho a una sexualidad satisfactoria.