Las luces de la poesía cubana


Cual dibujo del alma y su sentir nace la poesía, ese arte de palabras que revela secretos, sueños, sentimientos, virtudes, y en su paseo por el mundo enamora a quienes tropiezan con ella.
Con la poesía se recuenta el latir de una vida y sus pasiones, o de muchas…ella nace en los momentos felices, o en la adversidad, o es fruto de horas de sabio pensar que se inspira en las personas, en el viento, la historia, la injusticia, el lecho, las angustias, el infinito…
Un caudal de poesía atesora Cuba con autores que sacudieron las conciencias y sentimientos del pueblo.
Con ella pudo José Martí fundir Patria y Poesía en un hogar común desde obras como Yugo y estrella, Abdala, La bailarina española, los Versos Sencillos, flores épicas que enaltecían a Cuba e inspiraban amor a cada pedacito de ella.
La luz de la revolución y sus hazañas llegaron a través de poemas del indio Naborí quien cuajó diversas emociones con Nemesia en la Elegía de los zapaticos blancos, sus Décimas para la historia, verdaderas siluetas de esperanza tejidas en versos, gritos de independencia, rocío necesario a la flor del patriotismo.
Tengo, vamos a ver,
que ya aprendí a leer,
a contar,
tengo que ya aprendí a escribir
y a pensar
y a reír.
Tengo que ya tengo
donde trabajar
y ganar
lo que me tengo que comer.
Tengo, vamos a ver,
tengo lo que tenía que tener.
Y este, seguro muchos lo recuerdan, Tengo, compuesto por Nicolás Guillén, junto a otras producciones poéticas como Negro bembón, un son para niños antillanos y La muralla, que luego recibió música y fue interpretada por voces nacionales y extranjeras…
Al numeroso listado de poetas cubanos se suman nombres como fina García Marruz, una de las voces más importantes de la poesía y ensayística cubana, Carilda Oliver, con sus aportes a la poesía lírica, épica y erótica, con más de una veintena de textos publicados en México, Colombia, España, Estados Unidos, Alemania y Cuba.
Otro nombre resalta, un hombre cuya mirada poética revela expresiones de amor profundo a la patria, a la vida, la naturaleza y el valor de la humanidad, me refiero a Antonio Guerrero, uno de nuestros cinco héroes, galán de las palabras que rompe los muros del encierro injusto para regalar una poesía para nada silenciosa.
Si el silencio me pide que yo aclare
el segundo de cada sentimiento,
que se alce el amor y lo declare,
que se abra la tierra y de su voto
que el cielo te confirme :nunca miento!
Sigo siéndote fiel, el mas devoto.
Su energía creativa ofrece poemarios como Desde mi altura, Soledad para mis soledades y el más reciente publicado en la Feria Internacional del Libro La verdad me nombra, escritos en las más difíciles e inimaginables condiciones y donde el autor ensalza historias de amor y amistad, esperanza y devoción, tozudez e inspiración, luces de la poesía cubana que da miradas al mundo actual y los pasos para un porvenir más seguro y justo.

Anuncios

5 comentarios en “Las luces de la poesía cubana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s