Ansias y pasiones para el Nuevo año

Feliz-ano-nuevo-2013Por Katy Cruz
Al llegar el último trimestre del año es frecuente pensar en el último día de este y comienzo del próximo, fechas festivas que contagian de alegría e iluminan los rostros como expresión de lo que internamente pensamos. Es momento entonces de recordar cómo nos fue, las buenas y malas experiencias, lo que logramos y aprendimos, lo que tenemos y ¿por qué no? repensar en proyecciones futuras.
En 2012 fluyeron predicciones sobrecogedoras sobre la desaparición de la humanidad, año matizado por otros fatales vaticinios contrarios a las aclaraciones mayas del fin de una era que da paso a otra.
Los nervios de miles de crédulos se dispararon el 21 de diciembre y se impuso la verdad: no hubo apocalipsis y ante aquellas informaciones fatalistas reinó la idea cuerda de instaurar la dignidad, la solidaridad y el amor como pan nuestro de cada día, una necesidad vital para preservar la vida del planeta y sus hijos.
Los cubanos, sin tomar muy en serio los malos augurios de 2012 vivieron un año de empeños comunes y aunque tres meses antes de finalizar llegó Sandy colérico y destructivo, se enjugaron lágrimas y sobre los dolores compartidos colocaron voluntad, compañerismo, jornadas de trabajo para recuperarse de los daños y nuevas esperanzas. Una oleada de solidaridad arribó de Venezuela, Bolivia, Rusia y otros países del orbe en pasos que demostraron que en medio de crisis global, prevalecen sentimientos humanos.
Hoy los guantanameros viven el final de 2012 como es tradición: algunos disponen los preparativos para el puerco asado y otros una de sus piernas al menos, consumen los ahorritos en la compra de las viandas que Sandy no alcanzó a dañar, variadas bebidas y carnes, golosinas, en fin, todo lo que la familia pueda pagar en uno de los momentos más especiales del año: su despedida.
El 31 de diciembre, a las doce en punto de la noche, viviremos juntos la emoción de llegar al Año Nuevo entre besos, abrazos efusivos, peticiones de salud, prosperidad y amor. En los barrios la gente saldrá de sus casas con una alegría distintiva para desearse ¡tantas cosas buenas! y hasta una dosis de lágrimas aflora siempre en medio de la algarabía.
AMIGOS…Una aventura nueva nos espera y para vivirla cargamos una maleta colmada de sueños, metas pendientes y experiencias. Espero nuestros caminos se crucen en el empeño por mantener una realidad sana y aportar más a la familia, al trabajo, al país, a los amigos…Feliz 2013!!!