“La familia y el adulto mayor: un mundo de aprendizaje”

Por Katy Cruz
Cuando pienso en la vejez y su sano desarrollo mi mente impone la imagen de una pareja longeva de la comunidad. Para ser exacta, unos vecinos maravillosos que desde niña premiaron a mi familia con su cariño y simpatía.
El “carismático anciano” tiene ahora 92 años y en su juventud se dedicó a labores agrícolas como la siembra de viandas y cría de ovejos. Hace poco fue que supe que su nombre es Zacarías Raymundo Méndez Matos porque en el barrio le nombran “Mundo”, no sólo como diminutivo a su segundo nombre, sino porque su mente muestra una capacidad enorme para recordar fechas exactas y analizar temas complicados a pesar de no haber alcanzado un alto nivel educacional.
Su salud ha sufrido el deterioro de los años mas su memoria e inteligencia innata parecen eternas cuando, luego de informarse por los medios de difusión masiva, comenta a profundidad la situación de Siria, los efectos del cambio climático y analiza cifras de perjuicios del bloqueo impuesto a Cuba por el gobierno norteamericano.
Pero “Mundo” tiene otro tesoro: el amor de su familia.
“Yo tengo una tradición de familia de siempre. Fuimos once hermanos bien llevados. Ante la familia los dolores merman. Compenso mi sordera, mi malestar en las piernas, con la atención de mis siete hijos y 23 nietos. No hay día que dejen de visitarme dos o tres de ellos porque cada cual ya tiene su casa. A veces a este apartamento no le entra nadie más. Siempre digo que todos somos un solo corazón. Ellos nos cuidan a mi mujer y a mí como a niños. Los años me han enseñado mucho para enseñar y amar a mis hijos y eso nos mantiene más unidos.”
Según los geriatras de esta oriental provincia cuyo envejecimiento poblacional es del 14.3 por ciento, esa es la fórmula ideal para que nuestros ancianos vivan con calidad por lo que es esencial aprovechar sus experiencias porque han vivido más y darles roles en los que se sientan útiles en el hogar y la familia.
Es también la vejez la etapa de recibir el pago a tantos años de dedicación a la familia y así lo afirma la esposa de “Mundo”, una viejecita de 82 años llamada Juana Rodríguez Leyva con manos mágicas para la cocina tradicional de Baracoa.
“Mis hijos son muy buenos, simpáticos, amorosos. Yo los aconsejo, les ayudo en lo que puedo, lo mismo a hijos que nietos, bisnietos, yernos. Les enseñé a querer, les di mi ejemplo y así me lo gané.”
La familia es el seno espiritual donde se fomentan las creencias, costumbres, valores y sentimientos, célula que tiene el reto actual de aprender a tratar a sus adultos mayores y vivir en armonía ante la revolución demográfica y la tendencia al envejecimiento de nuestra sociedad.
A todos nos toca llegar a la vejez y resulta vital aprender de nuestros adultos mayores los secretos para una longevidad satisfactoria.
A ello, añade “Mundo”, que la fórmula contiene el vivir cada etapa de forma placentera, aprovechar la práctica de ejercicios físicos en los círculos de abuelos, y sobre todo crear.
“No me dejo caer, siempre tengo la mente en movimiento y con mi hobby disfruto y saco sonrisas a mi familia, vecinos y amigos…y para que lo compruebes te voy a recitar estos versos:
– Yo cumplí 92 y 82 mi mujer
Hemos aprendido a querer y estamos juntos los dos
La vida nos premió: siete hijos y 23 nietos
Que discuten el derecho de brindarnos protección.
Pudo la naturaleza más que los diez mandamientos
Les dio buen entendimiento para apreciar la belleza
Para nadie es una sorpresa que yo tengo un familión
Libre de la corrupción, cumpliendo con su deber
Gracias le doy a Fidel, gracias a la revolución.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s