“Los Guaracheritos del Caribe”: show inolvidable

Guaracheritos del Caribe
Guaracheritos del Caribe

Por Katy Cruz
Suena una corneta china, al unísono y en perfecto acople se unen campana, tambores, trompetas y platillos…La sangre arde, sentimientos ocultos se revelan y empujan al baile.
Vienen ya Los guaracheritos del Caribe: niños, niñas y adolescentes de una de las zonas más populosas de Guantánamo ataviados de forma multicolor y desbordantes de una alegría seductora que no solo incluye sonrisas pues el cuerpo y sus contorsiones lo dicen todo.
El singular y joven cuerpo de baile de la comparsa lo conforman unas 60 parejas que son captados desde escuelas y barrios aledaños al Reparto Caribe de la ciudad capital, un trabajo comunitario que permite fortalecer valores en niños y jovencitos que proceden de familias disfuncionales, algunos de ellos con problemas conductuales e incluso discapacitados como es el caso de Vanessa Pérez, una pequeña que padece Síndrome de Down.
Este proyecto, surgido hace trece años, lo soñó Mirelis Rodríguez Rodríguez, un alma artística cuya labor como promotora cultural es reconocida en la provincia. Bautizada bajo el seudónimo de “La loca”, esta guantanamera de pura cepa se acoge al refrán de que para lograr cosas grandes hay que ser músico, poeta y loco. ¿Resultado? Un talento especial para enseñar la magia de la danza y hacer brillar su comparsa en cada desfile carnavalesco o fiesta popular en comunidades urbanas y rurales de esta región oriental de Cuba.
“La comparsa ha sido una entrega de amor de ambas partes y todos salimos ganando. Yo vivo enamorada de mi trabajo y ellos gozan los bailes que les enseño e incluso crean nuevos movimientos que aprovechamos en las presentaciones”

Junto a “Los Guaracheritos del Caribe” están los músicos de la Conga “Negro Fino”, quienes arrasan con el premio a la popularidad en cada fiesta carnavalesca del territorio por los ritmos contagiosos que producen y el apego a las tradiciones del género, nacido en Cuba en el siglo 19 como forma de expresar la tristeza, alegrías y deseos de la masa esclava durante el régimen colonial.
El show de estos singulares danzarines comienza y las miradas se concentran en apreciar su desenvolvimiento en coreografías que simulan figuras como el caracol, el rombo, la serpentina, la cadena, la culebra y la estrella, movimientos propios de cada comparsa matizados por la creatividad de sus directores y bailarines.
La comparsa infantil, cuenta Mirelis, ha contribuido a la formación de instructores de arte y bailarines profesionales de la provincia y cita a su hijo biológico Keyler Blanco además de otros hijos, exalumnos comparseros como Enier Pérez, Olaisis Fernández, Marcelino Vera, entre otros.
“Estoy orgullosa de los resultados de mi trabajo (confiesa esta mujer que sobrepasa los cuarenta años físicos pero muestra unos treinta en agilidad, dinamismo y dedicación) Yo sueno un silbato y los niños me siguen. Cuando llegamos a algún sitio a bailar la alegría se percibe en cada rostro, porque saben que bailando lo damos todo. Le aportamos alegría y cultura al pueblo y somos los más aplaudidos. Antes, las comparsas “La Caoba” y “la Loma” eran las mejores, pero desde el año 1998 que la creamos, los mejores, somos nosotros”
La auténtica representación de la comparsa guantanamera “Los guaracheritos del Caribe”, su ajuste al tema que preserva las raíces africanas, el diseño de su vestuario y excelentes bailes, confirman los reconocimientos hace más de una década, entre ellos el Gran Premio en las cabalgatas carnavalescas, lauros en apartados de mejores caperos, rumberas, Atrezzo, comparsa y diseño coreográfico.
No obstante, Mirelis Rodríguez fantasea con tener también una conga porque depende de “Negro Fino”
“Ese es mi mayor reto, si pudiéramos conseguir los instrumentos que lleva lo convertiría en un hecho, porque hallar músicos es fácil. Por ahora me tengo que conformar con recibir el apoyo de la emblemática conga de “Negro Fino” y ellos a su vez aseguran el relevo de su grupo con mis muchachos”
Los guaracheritos sudan, ríen, hacen piruetas, gozan cada baile y casi al concluir invitan al público a que dance con ellos.
En otros tiempos los negros bailaban en comparsas en un grito expresivo por ser escuchados y respetados, hoy, los guaracheritos dan una visión de Guantánamo, de Cuba, manifiestan sin palabras la felicidad de sus vidas y la regalan a todo el que disfruta cada espectáculo, un ritual folklórico que combina historia, tradición, costumbres y fantasía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s