CUMPLE GUANTÁNAMO COSECHA DE CAFÉ

Al acopiar un millón 012 mil latas (más de mil 724 toneladas), los cafetaleros de la provincia de Guantánamo cumplieron su plan comprometido para la presente cosecha.

La cifra alcanzada excede en 32 000 las latas previstas para la campaña, y aspiran a un aporte de otras 150 000, extra que será posible ya que se mantienen en zafra los ocho municipios productores, además de que la recogida se extenderá hasta finales de febrero de 2012.

Fuentes de la subdelegación de Café y Cacao del Ministerio de la Agricultura en la provincia dijeron que los municipios que ya vencieron su meta son Maisí, Baracoa, Imías y Niceto Pérez.

Destaca la información que el 91,2 por ciento del grano vendido a la industria está entre primera y segunda calidad, lo que demuestra el incremento cualitativo de la cosecha, y en el caso del de primera se crece 11,7 veces respecto a la zafra pasada.

En aras de rescatar la producción cafetalera, este año fueron sembradas en la provincia de Guantánamo mil 719 hectáreas, y tiene en viveros más de diez millones de bolsos llenos para plantar otras 2 400 hectáreas en el 2012.

A pesar de lo acopiado este año, lo obtenido apenas representan un paso adelante, pues en la primera mitad de la década de los 80. En el territorio de la más oriental provincia del país se recogieron más de cuatro millones de latas.

Tradiciones para despedir y recibir años

Por Yaimara Villaverde Marcé
Desde tiempos remotos las fiestas tradicionales de Fin de Año, también llamadas de Nochevieja, son celebradas en todo el mundo, y según el área geográfica varían las costumbres o modos de los festejos, pero siempre guardan un sentimiento de esperanza acerca de que el año entrante llegará con buenas recompensas.
Se trata de la última noche del año en el calendario gregoriano, comprendiendo desde el 31 de diciembre hasta el primero de enero, Día de Año Nuevo. Se dice que fue hace cuatro mil años aproximadamente cuando la cultura de los babilonios se convirtió en la primera civilización en celebrar este acontecimiento.
Por motivos de superstición o simplemente por costumbre en la víspera del año que llega se realizan ritos que se han establecido en las culturas de los pueblos del orbe.

Son innumerables las tradiciones, estas pueden poseer una esencia laica o religiosa.

Muchas de las cábalas manifestadas en ese momento se repiten en una y otras naciones, como es el caso de brindar tras las 12 campanadas, abrazar a la persona amada, usar ropa interior amarilla o roja si se quiere felicidad y suerte en el amor, y llevar dinero en los zapatos, para atraer la prosperidad económica.
También existe la tradición de pasear por la urbanización con una maleta para augurar buenos viajes, y en algunos barrios se quema de manera simbólica al “Año viejo”, representado por un muñeco de trapo, con lo cual se pretenden borrar los malos recuerdos dejados atrás, y recibir venideros tiempos con alegría.
Otro rito muy arraigado en todas las culturas es el que evoca a la abundancia en cuanto a alimentos, por ello las variadas y exuberantes mesas de estas fiestas, motivando el deseo de un año sin carencias.

Cuba, la mayor Isla del Caribe no queda exenta de estos jolgorios extendidos de hemisferio a hemisferio.
Aquí también la víspera de año nuevo es una de las celebraciones más populares, y toma connotación especial por coincidir con el aniversario de su Revolución, su definitiva independencia, que llegó en 1959 cual buena nueva tras años de luchas.
La efeméride evoca tiempo festivo y alegre en el cual las familias y amistades estrechan sus vínculos.
De naturaleza jacarandosos, carismáticos y hospitalarios, los hijos de esta tierra despiden el viejo período en el calor del hogar, deseándose un feliz año nuevo al son de la música, frente a una mesa repleta de platos, y en el centro el rico cerdo asado.
Muy presumido además, el cubano viste en estos convites sus mejores galas.

Al llegar las 12 de la noche estallan en algunos sitios los fuegos artificiales y los niños corren a disfrutarlos. La gente suele salir a las calles para compartir brindis, abrazos y apretones de manos con los vecinos, y trasmitirse buenos deseos.
Para esos días se activan en todo el archipiélago las expresiones músico-danzarias más tradicionales.

En el extremo oriental de la Isla, en la provincia de Guantánamo ubicada a casi un millar de kilómetros de La Habana, estas parrandas se muestras henchidas de folklore, influenciadas por el gran ajiaco étnico que moldeó a su gente, con fuertes raíces caribeñas y africanas.

Aquí se baila, además de la música de moda, al compás de autóctonos ritmos como el changüí, el nengón y el kiribá, ancestros del Son Cubano nacidos en el siglo XIX en las levantinas serranías, y devenidos cadencias por excelencia del campesinado del territorio.

En los banquetes de esta región no puede faltar el arroz congrí, viandas como la yuca y el ñame -muchas veces acompañadas con mojo- y el plato imprescindible de estas comilonas el “macho asáo”, como se dice en buen oriental al cerdo tostado al fuego, por lo general en una púa que lo mece sobre la brasa.

También se suman a la mesa disímiles bebidas, ensaladas y dulces; algo como para no olvidar, y para respetar por aquellos con unas libritas de más.

Por estos días los ritos y costumbres populares se avivan, hasta los más pueriles; más cuando a estas fiestas de Nochevieja le anteceden fechas pertenecientes al sincretismo religioso, tradicionalmente celebradas en la provincia con fervorosos toques de bembé.

Sucede de todo como en botica en cuanto a expresiones de fe o superstición.
Tirar agua a la calle para alejar lo malo y augurar un año de felicidad y buena salud es una de las acciones más conocidas.

Hay quienes le piden a sus deidades y les encienden velas, otros ponen sus esperanzas en las predicciones del horóscopo y el zodíaco, cumpliendo al pie de la letra sus recomendaciones.

Igual a lo estilado en muchas partes del mundo, se espera la medianoche del 31 de diciembre al lado de los seres queridos, algunos acicalados con ropa de estreno y prendas interiores de color amarillo, para el amor y la suerte.

Pero, sin lugar a dudas, en cualquier parte de Cuba y en el mundo todas estas costumbres para despedir el año viejo y dar la bienvenida al nuevo tienen como denominador común atraer el bien para cada cual, y motivar la paz y armonía familiar, indispensable en toda sociedad.

RECONOCEN EN GUANTANAMO A TRABAJADORES DE LA PRENSA Y LA CULTURA

Homenaje a personalidades de cultura
Homenaje a personalidades de cultura

Por Roylán Pardo
El Buró Provincial del Partido y la Asamblea del Poder Popular en Guantánamo reconocieron este viernes a diversas personalidades de la cultura y la prensa en el territorio.
El año 2011 que finaliza resultó de gran significación para los trabajadores del sector quienes desempeñan un importante protagonismo en la actual iniciativa que bajo el el lema En nosotros la Victoria, pretende cambiar el rostro a una ciudad que crece y reanima con un total de 876 obras ejecutadas desde al año 2007, gracias al Programa de Desarrollo local y donde la cultura se ha beneficiado con una importante infraestructura.
Enermis Gallardo Jefe del Departamento Ideológico del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC) expresó que en el próximo año Guantánamo puede ser un territorio donde la cultura se haga presente en cada uno de los espacios y propuestas desde el acompañamiento visual de los artistas de la plástica en la ciudad, la armonización de los espacios y los criterios de los creadores en cuanto a las principales decisiones e intervenciones.
De igual manera destacó el papel de la prensa en el acompañamiento de estos importantes procesos, la critica necesaria para el perfeccionamiento y la cercanía a la realidad que hoy enfrenta la más oriental de las provincias cubanas.
Reconocimientos especiales recibieron Guillermo Orlando Piedra, Lázaro Alfonso Ascón, Alfredo Rusó, Idalis Brook Castillo, Odalis Herrada y los periodistas Raiza Martín Lobo y Pablo Soroa, este último expresó en las palabras de agradecimiento:
Este premio enaltece nuestro modesto aporte a favor del mejoramiento de la sociedad guantanamera, en el caso de la prensa este trabajo se ha destacado en buscar lo que piensa nuestro pueblo y sus instituciones, para salir airosos en las tareas de la provincia, mientras los artistas e intelectuales logran defender nuestros procesos culturales, raíces y tradiciones.
El también jefe de la corresponsalía de la Agencia de Información Nacional en Guantánamo también reconoció que gracias al trabajo como factor principal y en medio de las circunstancias económicas actuales, la provincia cierra el año con incrementos e indicadores favorables, esto constituyen más que resultados, puntos de partida para iniciar el 2012 con espíritu renovado.

Fidelia Paz Román y sus múltiples voces

Locutora Fidelia Paz Román
Locutora Fidelia Paz Román, artista de mérito de la radio

Por Katy Cruz
Como una palomita con dones mágicos para volar y convertirse en cualquier otro ser tierno o fiero desde el mundo de la radio se define Fidelia Paz Román: una voz de amor y talento, un alma de sueño y poesía.
Reconocida en todo el país por la calidad de su locución y la versatilidad de sus actuaciones radiales esta guantanamera cumple 30 años de vida artística rodeada de personajes como el zunzún de los Pinos Nuevos, la Juanica de la década del 80, la bruja de los cuentos de Carrusel, La muñeca negra o Meñique.
Sin embargo, pocos saben que Fifi se graduó en 1981 en la especialidad de Filología y al llegar a CMKS descubrió que su don estaba en compartir su voz a la radioaudiencia guantanamera.
Aún asombra ver a esta mujer realizar cinco, seis y hasta diez personajes con voces muy diferentes en un mismo programa.
Fidelia Paz Román atesora múltiples reconocimientos por su entrega y profesionalidad como locutora y actriz en festivales de radio provinciales y nacionales, festivales Caracol de la UNEAC, Premio Caricato, entre otras distinciones.
Para ella la locución no es un trabajo sino una afición que disfruta a plenitud y del que cada día aprende nuevas formas de hacer para gustar y enamorar desde programas como Contigo en la medianoche, Los Pinos Nuevos, Encuentro con el Maestro, Diccionario y otros.
Sencilla y dulce como persona, sabia y talentosa en su profesión, Fidelia Paz tiene un lugar cimero en la historia de la radio de Guantánamo y Cuba, la admiración de otros íconos del medio como Juan Guilarte, el respeto de locutores jóvenes que la veneran y el cariño de todo el que la escucha y conoce.
Los estudios de CMKS son testigos hace 30 años del talento de esta mujer considerada artista de mérito de la radio que sabe poner colores a las voces e inspirarle confianza a un niño, anciano, joven, magia que seguirá compartiendo con las generaciones que despiertan cada mañana con Los pinos nuevos.

Mi lechón asado para despedir el año 2011

Lechón asado
Lechón asado: tradición de fin de año

Fuente: AIN
Cuando llega el fin de año, es una tradición en la mayoría de los hogares cubanos tener en la cena del último día el lechón asado, y no pocos lo prefieren en púa o vara pues, en verdad, disfrutan el tiempo de cocción con música y tragos de ron.
Es común en zonas rurales la imagen del cerdo dando vueltas sobre el calor desprendido de la leña o carbón, sin dudas una tarea que atrae a familiares, amigos y vecinos, entre quienes surge la cordial disputa por el crujiente rabito en medio de chistes y anécdotas.
Esa costumbre campestre fue acercándose a las ciudades y llegó para quedarse de manera tal que familias con patios de tierra preparan la víspera el hueco para el fuego, clavan en los extremos estacas y sobre estas montan la vara que atravesará al puerquito como se hace en los campos.
La técnica del asado varía en regiones del país pues, por ejemplo, en Occidente es más usual el asado a la parrilla, en horno o barbacoa, esta última de origen indio.
Para el cubano el plato principal en la mesa el 31 de diciembre es el puerco, marrano, cochino o macho, denominaciones que varían en provincias y zonas.
En esas festividades se hace acompañar del congrí, yuca con mojo, tostones o chatinos, buñuelos en almíbar, y ensaladas con variedad de vegetales, donde la lechuga y el tomate no pueden faltar.
Tradición surgida en los campos, el cerdo asado en púa o vara se impuso en todas partes y hasta quienes habitan en viviendas carentes de patios de tierra se las ingenian para crear el soporte tecnológico y degustar en familia el apetitoso plato, símbolo de la cocina cubana.
El humo que desprende el asado con su agradable aroma inundará en los días finales del 2011 el ambiente hogareño en cualquier rincón del país.

Una Isla de cubanos

Por Naylis Barrientos Matos
Cada país es un universo

Dentro del universo

Un hervidero de sueños y herencias

De quejas y sugerencias

Así reza Cada país, una canción del popular dúo cubano Buena Fe que como la mayoría de sus letras se aproxima a las complejidades de la Ínsula; por esos caminos de raíces, transformaciones, críticas y creaciones andamos los cubanos hoy.

Los retos de esta sociedad son innumerables. Envueltos en medio de un complejo panorama nacional e internacional, comprender todos los vericuetos de la Isla resulta difícil.

Vaticinar el futuro es un acertijo para el que muchos cubanos nos auguramos las mejores respuestas- al menos aquellas que desde el Socialismo abogan por una sociedad mejor, fruto del esfuerzo colectivo.

¿Cuán conscientes somos los cubanos de los desafíos que enfrentamos? ¿Estaremos a la altura de los cambios exigidos y tan necesarios para el porvenir? ¿Seremos capaces de incorporar el ideal histórico de la nación a cada generación, para así garantizar la perdurabilidad de nuestra cubanidad?

Preguntas y respuestas de quienes preocupados por los destinos del país dialogan, polemizan, critican o asienten desde cada hogar, la esquina de un barrio, las páginas de la prensa nacional o las ondas de las emisoras radiales.

El debate es hoy un ejercicio de soberanía popular con tantas ágoras en la nación como diversos son los criterios, inquietudes que forman parte del actual proceso de transformaciones y que lejos de dividirnos señalan el camino de un diálogo imprescindible para una Cuba Socialista a tono con el siglo XXI.

La flexibilizaciones para el trabajo por cuenta propia, la autorización de la compra-venta de vehículos automotores y viviendas, el reordenamiento laboral, la posibilidad del arrendamiento de locales para el establecimiento de peluquerías y barberías, la creación de la Contraloría General de la República, la entrega de tierras ociosas en usufructo, la venta de insumos agrícolas y de la construcción, son algunas de las recientes transformaciones en el país que buscan eliminar trabas, burocratismos e ilegalidades.

Sin embargo, los desafíos son inconmensurables porque ante cada paso surge un reto, un contratiempo que en las condiciones de Cuba se agrava por la existencia del Bloqueo Económico Comercial y Financiero, verdadera impedimenta para el desarrollo de la nación. Además, los obstáculos son aún mayores para un país que arrastra una estela de rezagos propios del Período Especial que no solo afectó la economía sino también la moral de la gente, fueron años en los que, como diría Buena Fe:

De cada cual según su trabajo

A cada cual según su picardía

Por ahora nos corresponde trabajar más, hacer posible un país mejor, donde el esfuerzo de cada ciudadano sea la premisa para el éxito, donde la prontitud de las respuestas a las inquietudes de la población sea la divisa en cada entidad y desterremos de una vez “la burocracia de psicología para poder distender los momentos.” Un país cuya manera cotidiana de hacer implique más disciplina y exigencia, en el cual la conciencia individual conforme el sustrato vivo de la identidad nacional, sin demagogia, indisciplina laboral, poco control o exigencia que den paso al despilfarro de los bienes estatales y del pueblo.

Todo ello es imprescindible para ser mejores y acercarnos, cada vez más, a ese modelo de hombre y de sociedad mejor que podemos ser; es un compromiso con la historia, sus héroes y con quienes desde otra geografía acompañan los destinos de Cuba.

Y así va esta Isla cargada de cubanos que “ve a sus sortilegios como privilegios. Y no se cuentan ni en años ni inviernos sino en sus hijos eternos.” Los mismos de los cuales la nación espera el compromiso y la entrega en esta hora de hornos.

Una finca yaterana “Sinnombre” pero con resultados

Beto, un caficultor destacado
Beto, un caficultor destacado

Por Dianelvis Delfino y Katy Cruz
“Cuando el interés y el amor al trabajo se combinan se obtienen grandes beneficios”- afirma Roberto Martínez Calunga-, un yaterano de la zona de Palenque ubicada a 47 kilómetros de la ciudad de Guantánamo, que en menos de cuatro años logró reordenar una finca cafetalera de esa localidad, gracias a las atenciones culturales en el cultivo de las plantaciones de café, principal renglón económico de esas serranías.
Con la modestia que caracteriza a los campesinos, Beto, como le llaman cariñosamente a este caficultor, confiesa que se asustó al llegar a aquellas tierras prácticamente abandonadas que superaban las 4 hectáreas donde la maleza era dueña y señora.

“Muchos me llamaron loco porque aseguraban que no podría recuperar aquella finca a la que decidí ponerle “Sinnombre”. Estaba en muy malas condiciones y tuve que sanearla. Yo entraba al campo a las cinco de la mañana y cuando llegaba la noche pedía que el día tuviera más horas para poder revivir ese terreno. Lo primero que hice fue llenar los bolsitos para hacer los viveros junto a mi esposa y algunos vecinos, luego podar, limpiar las plantas de café que estaban rodeadas de bejucos y otras matas agresivas que no las dejaban producir lo necesario así como renovar las plantaciones envejecidas. Ya al primer año de ese tratamiento acopié más de mil latas de café. ¡Un buen comienzo! ¿no?”
Intercalada entre cafetos, viandas y cítricos, la finca “Sinnombre” de Beto muestra otra realidad. En la cosecha actual este guajiro de 43 años de edad es uno de los mejores caficultores de Yateras cuya entrega se destaca por la prontitud y calidad de los granos.
“Yo recojo sólo el café que está bien maduro y cuando está acopiado lo trillo, o sea, selecciono los cerezos más sanos que no estén infectados por la broca, después lo paso por agua y los que floten los separo. Cuando los voy a entregar a la Planta Beneficiadora de Café de Palenque me pagan unos cincuenta pesos por cada lata. Es verdad que da mucho trabajo todo esto pero imagínese lo que uno haga debe hacerlo bien. Hay que tenerle amor al trabajo.”
La labor de Beto demuestra la eficacia del reordenamiento cafetalero, una práctica que consiste en la resiembra y eliminación de cafetos improductivos como garantía para una óptima cosecha de café lo cual aseguraría la importación y exportación del rubro a mayores niveles. Mediante este programa se aspira que Guantánamo, segundo emporio de café de Cuba, exhiba en el 2015 mayores rendimientos en sus producciones.
En la actual cosecha, este campesino cuya finca posee plantaciones de café Robusta y Arábico, ya recolectó más de 400 latas del cerezo y afirma, con la singularidad y arrojo de las expresiones de los hombres de campo que:- “ Llueve, truene o relampaguee sobrecumpliremos el plan y recogeremos mil latas porque para eso hay café en las matas”.

Cultivando la esperanza en niños con síndrome de Down

Aula de niños con Síndrome de Down
Por los niños

Por: Dianelvis Delfino y Katy Cruz

Kevin, Lázaro, José, Marina, Félix y Luis adoran su escuela. Llegar en las mañanas, compartir besos y abrazos con su maestra Elisandra Chamorro es uno de los momentos preferidos en su cotidianidad junto a cada clase dedicada a ampliarles su saber.

Para estos niños de edad temprana que padecen el síndrome de Down el trabajo en equipo es vital al igual que las demostraciones de cariño, respeto y amor que reciben de los profesionales de la escuela Desembarco del Granma ubicada en el centro de la ciudad de Guantánamo.

El desarrollo del vocabulario, el reconocimiento y nombramiento de figuras por su color, tamaño y forma, así como de animales y discriminar los sonidos onomatopéyicos de estos, son algunas de las habilidades que aprenden, según explica Elisandra quien es licenciada en Defectología y agrega:

“El mundo de los objetos y sus relaciones les permite conocer los colores, formar conjuntos con ellos, agruparlos, mientras que la Educación física les asegura el desarrollo de su motricidad fina y gruesa, divertirse con los juegos de participación y darle vida al cuerpo con ejercicios aeróbicos que los alegran mucho. Con ellos hay que tener mucha paciencia y tratarlos con dulzura para que puedan asimilar los conocimientos.”

Escuchar música, bailar, simular cantos, son actividades preferidas por estos niños aunque también disfrutan el crear con sus manos objetos a través de técnicas como el Papier Maché,  la confección de alfombras, dibujos y otros, prácticas que los estimulan al sentirse útiles para la vida en sociedad.

Aunque estos niños con Síndrome de Down no expresan en oraciones su satisfacción por las enseñanzas que le brindan en esta escuela especial, el hecho de escucharles pronunciar palabras como mamá, papá, agua, café, maestra, Cuba, Fidel  y otras, demuestran la efectividad de este sistema de educación que no excluye a ningún menor de su derecho a aprender.

En la provincia de Guantánamo más de 70 niños y adolescentes son Síndrome de Down y se favorecen de la enseñanza especial  que agrupa a 23 centros diseminados en municipios como Baracoa, El Salvador, Yateras e Imías donde existen además alumnos con afecciones visuales, trastornos mentales y otras patologías. Al visitarlos en esas escuelas sus rostros denotan la alegría propia de la infancia, sus ojos brillan ante cada aplauso de reconocimiento a lo aprendido y el beso a la maestra al concluir la clase, es el mejor regalo de esperanza y agradecimiento a una profesión de sublime amor.

 

Orígenes de mi Guantánamo

Por Katy Cruz
Tierras vírgenes, naturaleza pródiga, ríos y la existencia de más de 40 haciendas dedicadas al trabajo agrícola, llamaron la atención de un conde hacia el Guantánamo que existía en el siglo 18, cuyos planes referían la materialización de un proyecto de desarrollo de cultivos de café, azúcar y tabaco para comercializar gracias a las potencialidades de su bahía. La escasez de recursos por parte de la corona española, las dudas acerca de los resultados de la inversión, la oposición de los hacendados y otras razones, dejaron en palabras aquel proyecto que más tarde se retomaría.
En 1802, llegan los franceses y la bautizan con el nombre de Santa Catalina quienes se empeñaron en explotar aquellas tierras con plantaciones de café, frutas menores y algodón, hasta que en 1819 España decide enviar una segunda expedición y retomar sus planes de comercio.
Así Santa Catalina del Saltadero, como también la nombraron, se convierte en un sitio que acogía a inmigrantes de varias partes del mundo, lo cual influyó en el crecimiento de su población y en su desarrollo económico-cultural, hasta que en 1870 recibe por fin la categoría de Villa por la prosperidad alcanzada en el decursar del siglo 19.
Dos décadas después, asoma a la historia de Guantánamo Pedro Agustín Pérez y un grupo de patriotas alentados por el deseo de alcanzar la independencia del país, quienes realizan el alzamiento en la finca La confianza el 24 de febrero de 1895 y otros puntos del territorio.
Las potencialidades estratégicas que brindaba la situación geográfica de Guantánamo despertaron las ansias de poder norteamericanas para establecer un control desde esta ciudad hasta el Caribe occidental y ya a principios del siglo veinte imponen su base militar que hasta hoy ocupan de manera ilegal.
Desafíos, luchas estudiantiles y obreras, inconformidades con el gobierno colonial, súbdito del imperialismo, marcaron esa etapa que sufrió nuestro Guantánamo y el resto del país, una historia dolorosa que gracias a la revolución cambió su destino y hoy llena sus páginas de una cotidianidad cuya dicha mayor es la de edificar con dignidad su presente y futuro.