“Ángel” o “milagro”

La fe mueve montañas, dicen.

Muchísimas veces escucho esta frase y no sólo en personas dedicadas por completo a la religión, sino también a quienes un episodio de su vida o de algún familiar les recuerda cómo lo imposible puede tornarse realidad gracias a la certeza de que “algo” puede hacer el milagro.

Y…qué es la fe?  Aseguran fuentes escritas que fe es la  actitud de la totalidad del ser, también la voluntad y el intelecto, dirigida a una persona, idea o, en el caso de la fe religiosa— a un ser divino. La teología afirma que existe una relación intrínseca entre fe y obras, más que entre fe y conocimientos. Así, queda afirmado por religiosos que la fe en la libre gracia de Dios puede hacer milagros trascendiendo cualquier limitación.

Pero mi propósito hoy no es teologizar sobre fe, sino darles a conocer la historia de alguien que sabe mover ese sentimiento en quienes le rodean y con ello, curar, salvar y aliviar cuerpos y espíritus. Se trata del guantanamero Ángel Moya, un personaje campestre al que muchos coterráneos conocen como el botánico y que hace más de 60 años atraía a su casita ubicada en Los tomates del Realengo 18, municipio de El Salvador, a niños, mujeres, y otras personas de varios grupos etáreos.

Confieso que cierta vez, aún muy joven, también emprendí viaje para recibir los servicios de este señor de campo “bendecido por la gracia de Dios”, según él mismo.

Pues aquí les cuento su testimonio:

“Nací con un don. Había una cosa que me indicaba que debía hacer obras de caridad. Yo no quería. Me negaba hasta que tuve que hacerlo porque me castigaban: me daban unos temblores que me obligaban a tirarme en el suelo. Un día llegué a casa de una señora, vecina de aquellos montes donde yo vivía, que se quejaba de unos dolores en el estómago y algo me decía que la “sobara” (técnica antigua que consiste en el masaje o fricción de alguna parte del cuerpo que junto a laxantes o infusiones emplean algunos entes para aliviar “empachos” ( ingestas). El asombro de la señora fue grande al ver que mi forma de sobar era muy diferente: le puse la mano en la barriga (abdomen) y comencé a rezar. Al poco rato, su dolencia empezó a disminuir mientras mi fama de curandero iniciaba. Desde entonces, mi vida ha estado a disposición de los demás y nunca he cobrado un centavo a nadie.

Son tantas cosas que he hecho en esta vida que yo mismo me asombro. Porque me digo -yo no he estudiado medicina, no soy doctor, ¿cómo es posible que pueda salvar a la gente enferma?-

La naturaleza me concedió este don ¿sabe usted cómo trabajo? Tengo una botella bautizada que cuando la toco veo al ser humano por dentro y me permite retratar a esa persona, por ahí empieza mi obra de caridad. Luego le preparo sus remedios, que pueden ser para curar asma, linfangitis, infertilidad y cientos de enfermedades y dolencias. Incluso el ataque de epilepsia sé curarlo cuando es a tiempo: preparo una o dos botellas de Saldeso y pongo el poder sagrado en ella.

Si tanto bien he hecho, creo que he cumplido con mi deber en la vida. Ahora estoy viejo, pero continúo haciendo mi obra de caridad. Desde el Cabo de San Antonio hasta la Punta de Maisí, muchos me han buscado y yo les he servido a través de los prodigios que la naturaleza me concedió. Creo que seguiré haciéndolo hasta que muera.”

Paralíticos, moribundos, mujeres infértiles, asmáticos y otras personas de diversas partes de Cuba, atestiguan los poderes de Ángel Moya, un viejecito que hoy acumula noventa años de vida, y que supo despertar la fe de muchos hacia el mejoramiento de sus estados de salud.

Según la ciencia no se puede afirmar que hayan tales poderes en una persona, pero sí la existencia de testimonios de guantanameros que creen en ellos, luego de haber recibido “milagros” a través de la fe: esa esperanza a la que se aferra el ser humano y que incontables veces encuentra el resultado esperado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s