Yo sí puedo

Inalvis y niños
Alfabetización

La solidaridad cubana se abre paso en Haití a través del Programa de alfabetización “ Yo sí puedo” en el cual participan también colaboradores guantanameros. Aquí les comparto las vivencias de la profesora Inalvis Basnueva Cantillo, quien desde el 2010, se encuentra en esa nación caribeña, y en estos momentos disfruta los primeros resultados del programa de educación que protagonizan los cubanos:

La alfabetización en Okay está de fiesta, hasta la comunidad de Laborde nos trasladamos en la mañana para asistir a una bella ceremonia en la que los alfabetizados recibirán sus diplomas.
Nos recibe una banda de música a la que le sucede una inmensa procesión de personas: facilitadores, supervisores y alfabetizados, todos marchan organizados al compás de los sonidos emitidos por los alegres artistas.
Comienza el acto, todos entonan el Himno Nacional haitiano para dar paso a las palabras de bienvenida y presentación del delegado departamental, el vicedelegado y los representantes de la alfabetización cubana.
La priere, costumbre haitiana, tiene lugar para que los nativos agradezcan a dios por el derecho que han tenido a la enseñanza y dicen: la educación depende de la voluntad de cada uno, es una batalla que debemos continuar, hoy están presentes los cooperantes cubanos y cuando dices Cuba hablas de un país organizado y que presta ayuda a otros como Haití.
Cada uno de nosotros está firme en cada comuna y al entregársele su certificado significa que deberá continuar con su superación.
Las palabras del presentador enfatizan en que este proyecto del ALBA mejorará la vida de todos y especialmente de los participantes que ahora podrán utilizar el almanaque, el teléfono para enviar mensajes y emplearán las operaciones básicas en matemática aplicada a la vida diaria.
Prosigue la actividad cultural con la coreografía de los jóvenes representantes del Club Técnico de Danza.
Se escuchan amplias carcajadas de los presentes al disfrutar de la dramatización de un grupo de teatro que representa la obra titulada ”La escuela alfa”, con la que todos pueden conocer cómo las personas aprenden a leer y escribir con el método cubano.
Una alfabetizada canta: “la mujer no es una escoba ni una cortina, ni un objeto para estar apartada, es el sostén de la casa”.
Ahora son presentados los facilitadores y supervisores que trabajaron durante este primer ciclo, ofreciendo sus conocimientos a los analfabetos, estos últimos refieren cuán beneficioso ha sido aprender a leer y escribir pues antes en su labor de comercio no podían marcar ni con una cruz a pesar de conocer y hablar su lengua.
Se reparten libros a los alfabetizados, que ansiosos y organizados los recogen para continuar con ellos su aprendizaje diario. Finalmente se hace entrega de los certificados donde consta que saben leer, escribir y hacer cálculos simples.
El acto termina y regresamos a casa contentos de ver cómo avanza nuestro trabajo para poder afirmar que “sí se puede”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s